Torpeza Psicomotriz

 

Cuántas veces escuchamos la palabra “torpe” en el lenguaje de todos los días, aparece muchas veces asociado a un insulto “que torpe que sos!!”, “nos seas torpe” por lo tanto nos cuesta relacionar la palabra con un trastorno desde lo corporal y verlo como una manifestación.

La persona no es torpe porque quiere.

En algunos informes escolares, se pueden leer de qué manera el niño se maneja con su cuerpo en el espacio. Se observa una dificultad motora en las habilidades más complejas (andar en bicicleta, realizar distintos deportes) o dificultad en la motricidad facial (guiñar un ojo, soplar, silbar) o gran dificultad para aprender a usar sus manos para un fin especìfico y en reproducir movimientos al mostrárselos (abotonar prendas, imitación de gestos, etc.)

Algunas de estas características podrían ser indicios de una torpeza psicomotriz.

La torpeza psicomotriz no tiene ningún origen neurológico, lo que se encuentra afectado es el funcionamiento y poder pasarlo a la ejecución. La persona sabe lo que tiene que hacer pero no le sale. Es decir, tiene dificultades en el cómo y no en el qué.

Según Ajuriaguerra, el niño conoce perfectamente lo que ha de hacer; no tiene insuficiencia motora alguna que le impida realizar, pero le es imposible realizarlo.

Tiene dificultades para aprender coordinaciones instrumentales y muestra una actitud sin coordinación e ineficiente. Debemos comprender que el niño torpe, tiene un tiempo más lento y esto es una de las características en sus movimientos.

Manifestaciones a partir de las cuales puede detectarse:

  • Sincinesias: realiza movimientos con otras partes de su cuerpo que nada tienen que ver con la realización.

  • Apariencia desmañada, carece de destreza, habilidad, carece de maña.

  • Leve retraso en la adquisición de pautas simples (sostén de la cabeza, sedestación, marcha)

  • Gran dificultad para aprender a usar las manos con un fin determinado, con movimientos complejos y en reproducir movimientos al mostrárselos (abotonar prendas, imitación de gestos, etc.)

  • Dificultad motora en movimientos faciales como guiñar un ojo, soplar, silbar.

  • Dificultad motora en las habilidades más complejas como andar en bicicleta, diferentes deportes que impliquen coordinación.

  • Hipervigilancia, vacilaciones, actitudes de perplejidad y lentitud de respuestas, surge fatiga y provoca confusión, bloqueo o una compensación repentina.

En la torpeza psicomotriz se combinan diversos trastornos, en el conocimiento y en el dominio del propio cuerpo, fallas en la orientación espacial, en la lectura, en la escritura o el cálculo.

 

Dispraxia

 

Proviene de la denominación dificultad-praxia, obstáculo en la realización de una secuencia de movimientos que permiten llegar a un resultado determinado.

La dispraxia es un trastorno psicomotor, con una alteración que le dificulta al sujeto realizar una secuencia de movimientos para llegar a un resultado.

La persona encuentra la dificultad para organizarse, ordenarse “no sabe por dónde empezar”.  No logran armar el proyecto motor, porque se les dificulta saber el “cómo” y el “qué”.

Estos trastornos no tienen causa neurológica, lo que se ve afectado es el funcionamiento y cuando quieren realizar una acción determinada; para ello la secuencia se debe iniciar, desarrollar y terminar, es decir, tiene un orden, en un tiempo y un espacio.

 

Son sujetos que generalmente desarrollan:

  • Sincinesias masivas.

  • Alteraciones en las coordinaciones viso-manuales. (abotonarse, lanzado de pelota)

  • Lateralización más tardía o con alteraciones. (dificultad de reconocimiento de lado derecho/izquierdo)

  • Lentificación en habilidades motoras.

  • Deficiencia en la ubicación en el espacio – temporal (arriba/abajo; rápido/lento).

  • Se caen generalmente, se llevan cosas por delante.

  • Sus trazos son torpes en la escritura. (noción de márgenes, renglones, intensidades en trazos)

  • Niños de bajo nivel de frustración. Se enojan fácilmente.

Inestabilidad Psicomotriz

 

Desde la disciplina psicomotriz, este trastorno “inestabilidad” no está ligada a ninguna lesión cerebral o déficit.  

La inestabilidad, nos indica que hay algo que no está estable, desorganizado, que se ve y se manifiesta a través del cuerpo.

Berges, considera la inestabilidad como una cierta manera particular de postura y motricidad a partir de que un niño está bajo la mirada del otro.

En los niños que manifiestan inestabilidad psicomotriz podemos observar:

  • No pueden dejar de moverse.

  • Tocan todo, no se quedan quietos.

  • Sus actividades son desordenadas

  • Su atención es dispersa.

  • No logran de mantener una actividad en un lapso largo de tiempo.

  • Desorden en la coordinación.

  • Actividad torpe.

  • Inestabilidad motriz incapacidad de permanecer en un sitio.

  • Se observan movimientos tensionados, rígidos.

  • Se observa postura desarmada

  • Déficit de atención con Hiperactividad (ADHD) e Hiperkinético.

  • Inatención

  • Impusivilidad

 
 
Inhibición Psicomotriz

 

Imposibilidad de mostrar o mostrarse que le afecta en el hacer. Se podría hablar de dificultad en lugar de imposibilidad, ya que la posibilidad está, se le dificulta habilitarla.

Se lo observa inhibido de accionar, de moverse, de jugar. No se debe a una lesión fisiológica.

Son niños tranquilos que no molestan, tienen gran adaptación a los lugares, se quedan observando en lugar de jugar, por lo tanto, su aprendizaje pasa más por la observación que por su propia experiencia.  Como consecuencia, adquieren habilidades corporales más tarde porque no se animan a probar.

Inhibición psicomotriz, podría pensarse en que estos niños tienen miedo a la mirada del otro. Sienten temor, inseguridad. Tienen un gran poder de la imaginación.

Intenta pasar desapercibido. El niño se siente imposibilitado de accionar libremente con su cuerpo en relación con el otro.

Los signos de inhibición se acentúan ante la presencia de un grupo o una persona desconocida, tiende a guardar silencio, evita cualquier tipo de exposición y su actitud es vacilante. Su movilidad es escasa, abarcando tanto los desplazamientos en el espacio como los que realiza con su cuerpo.

Se encuentran demasiado pendientes a las acciones y a las consecuencias de su movimiento.

En el inhibido, el movimiento espontáneo se encuentra reducido, limitado. Se encuentra inhibido en el movimiento, pero no por el área motora (sus músculos, nervios funcionan) pero es en “el no animarse” no poner su cuerpo en escena, “no jugarse”.

Consiste en el padecimiento de una dificultad al momento de expresarse en la gráfica, porque este trastorno si bien, no se debe a una lesión orgánica, sin embargo, le ocasiona serias consecuencias, no sólo en su rendimiento escolar sino puede afectar en su vida cotidiana y en su plano emotivo-afectivo.

Se pueden observar ciertas características:

  • Dificultad en el tono corporal, muy tensionado, muy relajado.

  • Dificultad para reconocer las nociones de orientación: arriba/abajo, derecha/izquierda.  Nociones de velocidad: rápido/lento. Noción de intensidad: fuerte/suave. Noción de pausa.

  • No poder mantener una actitud postural adecuada.  Por ejemplo: no poder mantenerse sentado en eje, caerse todo el tiempo.

  • Dificultades en la percepción de las formas y tamaños. (cuadrado/redondo; Chico/Grande).

  • Dificultad en interpretación de las palabras.

  • Dificultad en la motricidad, todo lo que tiene que ver con lo manual: trozar, recortar, amasar, desgranar, etc.

  • Fallas en las coordinaciones viso - motoras.

  • Problemas de distracción y atención.

  • Fatiga en el desarrollo de la actividad gráfica, que se cansa enseguida.

  • Falta de adecuación a las normas de conducta. No se adecua a las normas acordadas para el desarrollo de una actividad.

  • La dificultad de encolumnar números.

  • Deja abundantes espacios en blanco.

  • Micrografía: Escritura muy pequeña.

  • Macrografía: Escritura muy grande.

 
Disgrafías - Dislexia

 

La dislexia es un trastorno que se lo observa en la lectura que imposibilita su comprensión.

Se observa:

  • dificultad en el procesamiento de la información que llega por vía auditiva.

  • Se confunden letras similares, se escriben al revés las sílabas, etc.

  • Mayor dificultad en el dictado.

  • Trastornos en la estructuración del lenguaje con dificultad para adquirir reglas estructurales. Mayor dificultad en la escritura espontánea.

  • trastorno perceptivo.

  • Dificultad en la producción del grafismo.